Food & Beverage, Noticias, Restauración|30 junio, 2012 11:46

EL PLAN DE MARKETING DE UNA EMPRESA DE RESTAURACIÓN. PARTE 1

A continuación publicamos una serie de 3 posts que nos ha remitido Jordi Rosell Salvó, FORMAHOSTEL España, Centro de Formación Profesional de Hostelería y Turismo. Desde aquí le damos las gracias a Jordi por su colaboración y esperamos que sean de vuestro interés. Gracias Jordi.

El Plan de Marketing es el documento en la Gestión de  cualquier empresa que nos permite establecer de forma anual los objetivos de nuestro negocio y las estrategias para alcanzarlos.

Aunque se elabora normalmente al comienzo de cada ejercicio, tiene que revisarse y controlarse periódicamente, bien trimestral  o semestralmente, de esta forma podremos detectar posibles desviaciones respecto a los objetivos marcados y estaremos a tiempo de marcar nuevas estrategias para corregirlas.

En el caso de que nos encontremos en el proceso de creación  de un negocio de restauración, este documento se elabora de forma previa a la inversión, junto con el Plan de Viabilidad Económica y Financiera.

A continuación vamos a enumerar las Fases  del Plan de Marketing:

1º.- Datos básicos de nuestro negocio como punto de partida: Sector en el que se enmarca y productos que comercializamos o servicios que ofrecemos.

2º.- Estudio de la situación actual: Tanto desde el punto de vista externo a la empresa (análisis del entorno, del sector  y de la competencia), como del interno (estudio de nuestros productos y servicios, de nuestras ventas, de nuestros tipos de clientes y de nuestros gastos).

3º.- Análisis DAFO: Detectar las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

4º.- Objetivos  de Marketing: Elaboración de Presupuestos de venta y de gastos.

5º.- Estrategias de Marketing para alcanzar los objetivos fijados.

6º.- Control y medición: Establecer herramientas que nos permitan controlar periódicamente los objetivos marcados.

DATOS BÁSICOS DE NUESTRO NEGOCIO

 Es una ficha técnica con los datos básicos  de la empresa que permite explicar brevemente sus características. Tenemos que detallar:

- Tipo de establecimiento, según las diferentes tipologías que existen en el mercado.

- Fecha de construcción y de apertura

- Fechas de reformas, si es que se han realizado

- Organigrama y número de empleados

- Distinciones de calidad

- Filosofía de la empresa y perspectiva histórica

- Aforo

- Productos y servicios.

ESTUDIO DE LA SITUACIÓN ACTUAL

Tal y como hemos enumerado tenemos que empezar analizando la Situación Externa a nuestra empresa, que consiste en la descripción de todos aquellos aspectos económicos, sociales, culturales, políticos y legales que afectan o pueden afectar en un futuro a la gestión del negocio.

En esta apartado habrá que estudiar la evolución de la inflación, la presión fiscal, el PIB (Producto Interior Bruto), la tasa de paro dentro del sector y los tipos de interés (En este punto es muy importante determinar no solo el valor del interés en el momento del estudio, sino también cual va ser su evolución futura). Hay ciertas variables que no afectan a todos los negocios por igual, algunas empresas pueden ver en una subida en los tipos de interés una oportunidad de supervivencia en el mercado frente a otras, más débiles que no podrán afrontar estas subidas con garantías.

Además deberemos incluir una revisión completa de nuestro propio mercado y de nuestra competencia, integrante de este entorno que actuará en nuestra contra. El estudio contemplará cuales son los principales competidores, sus productos y servicios  en presentación, calidad y precio y sus clientes habituales.

En segundo lugar realizaremos el Análisis Interno de nuestra propia organización. En este apartado nos será de gran ayuda recurrir a los datos económicos de ejercicios anteriores para valorar nuestras ventas. Por ejemplo cuales son nuestros productos más vendidos, los días de la semana o meses de  más producción, si algunos de nuestros productos son estacionales o por el contrario se venden todo el año.

También tendremos que analizar cuáles son nuestros principales clientes y clasificarlos según su edad media, sexo, clase social, poder adquisitivo y lugar de residencia.

Con este proceso de segmentación de nuestros consumidores habituales podremos definir cuál es nuestro público objetivo, y a la vez detectar las áreas de mercado a las que nunca hemos conseguido llegar, pero con algunos  cambios o con la utilización de herramientas de comunicación o promoción, pueden llegar a serlo, es decir nuestros clientes potenciales.

Resulta más sencillo desarrollar el negocio en función de la tipología de clientes que serán consumidores, que intentar atraer otro tipo de clientes que no se encuentran en el radio de acción y que hay que ir en su busca. Sin embargo no es bueno conformarnos con la clientela habitual, tenemos que estudiar constantemente lo que nos rodea para detectar  cambios o mejoras que nos permitan compaginar clientes actuales con potenciales.

Por último tendremos que ser capaces de identificar los clientes que claramente  no son objeto de nuestro ámbito de actuación y aceptarlo, en ocasiones se corre un riesgo muy elevado de perder a clientes ya fieles por intentar captar a nuevos mercados con necesidades radicalmente opuestas.

Para completar el estudio interno de la empresa y siguiendo con el  proceso de conocimiento de  nuestros consumidores tendremos que crear instrumentos que nos permitan recoger  su opinión, en cuanto nuestros servicios o productos mejor o peor valorados, así como sus sugerencias de mejora.

Las características de nuestros productos dependen de la visión que tengan los consumidores del mismo.

Continuará …

www.formahostel.es  “El Plan de Marketing de una Empresa de Restauración”.

Etiquetas: , , ,
  • Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Escribe un comentario