Noticias, Patrimonio, Turismo y Viajes|21 febrero, 2014 0:00

Dos incendios causan graves daños al patrimonio mundial

 

Incendio Dukezong 

 

 

 

Leyendo este mes las noticias más relevantes sobre Patrimonio y Cultura, me han sorprendido dos noticias publicadas por El País en su versión on-line, muy graves respecto a la conservación de nuestro Patrimonio, que me gustaría compartir con vosotros.

La primera noticia tiene que ver con la ciudad tibetana de Dukezong, una localidad  muy visitada por turistas y de gran importancia cultural, puesto que guarda relación con el mítico origen de la leyenda del Valle de Shangri-La (Paraíso Terrenal). Esta ciudad, cuyo casco antiguo está formado en su mayor parte por viviendas realizadas en madera, sufrió un grave incendio, arreciado por el fuerte viento que dificultó enormemente las labores de extinción. Según se especifica en el artículo, en unas diez horas se quemaron unos 242 edificios, y más de 2.500 personas tuvieron que ser evacuadas, necesitándose más de 2.000 bomberos para lograr sofocar el fuego.

Una noticia realmente grave para una ciudad que tenía más de 1.300 años de antigüedad, punto habitual de paso en la conocida “Ruta de la Seda”. Historia en estado puro. Construida en el siglo VII, con una gran muestra de edificios y monumentos tibetanos muy reconocidos, y muy bien conservados, donde habitaban unos 10.000 monjes dentro de las viviendas arrasadas por el fuego. Se desconocen todavía las causas de este incendio, pero las autoridades no descartan que este incidente guarde relación con otros incendios que han tenido lugar en los últimos meses, algunos de ellos provocados, en algunos monasterios de las zonas tibetanas de China.

Por otro lado, hace también pocos días, despertamos con la noticia de que había ardido otro pueblo Patrimonio de la Humanidad pero, en esta ocasión, en Noruega. En concreto, han sido víctimas del fuego unas 30 casas del pintoresco pueblo de Laerdal, ubicado en el sureste del país. Se trata de un pueblo cuyas construcciones centenarias son principalmente de madera, y donde residen un millar de personas. Las causas del incendio se están investigando todavía. Según se indica en el artículo de El País, las autoridades hablan de catástrofe, no sin falta de razón.

Hemos de tener en cuenta que estas ciudades o pueblos, aparte de la riqueza patrimonial que disponen, y de su gran valor histórico, atraen a un gran número de turistas al año, que se sienten interesados y atraídos por un modelo de turismo centrado en la cultura y el patrimonio, lo que redunda en su economía en mayor o menor medida. Por tanto, ciertamente, podemos hablar de catástrofe tanto a nivel económico, como patrimonial y cultural. En especial, se puede decir que la pérdida histórica y cultural es tremenda, irreparable, y difícilmente subsanable, desde mi punto de vista.

Los incendios nunca traen nada bueno, ya sea en el ámbito natural, como en el ámbito de la ciudad. En ellos podemos perder tanto recursos naturales como patrimoniales de gran valor, que pueden volverse irreparables. Estos incendios, en el caso de que sean provocados, todavía son más graves, puesto que resultan un verdadero ataque contra la naturaleza y la cultura. Por lo que hay que tomar conciencia de la gravedad de estos accidentes o ataques, de todo lo que podemos perder, y proteger y mimar nuestro patrimonio y nuestra naturaleza, el legado que recibirán nuestros hijos.

Etiquetas: , , , , ,
  • Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Escribe un comentario