RRHH, Coaching y Liderazgo|24 mayo, 2011 21:48

MOTIVACIÓN

“Etimológicamente, el término motivación procede del vocablo latino motus, tenía que ver con aquello que movilizaba al sujeto para ejecutar una actividad.  Podemos definir la motivación como el proceso psicológico por el cual alguien se plantea un objetivo, emplea los medios adecuados y mantiene la conducta con el fin de conseguir dicha meta.”  Es lo que dice el Diccionario de la Real Academia Española.  Esto se le aplicaría muy bien al “Pirata” (nosotros) que tiene un mapa marcado con una equis en el lugar donde se encuentra un tesoro (el objetivo), lo que le motiva a aventurarse con su tripulación y su barco (los medios adecuados) hasta llegar a él (mantener la conducta con el fin de conseguir el tesoro)

“Se plantea un objetivo”

Los objetivos eso si deben ser capaces de arrancar el motor de la motivación.  Hay objetivos que logran encender el motor, pero otros no.  Generalmente entre más desafiantes, más productivos, más rentables, y más prometedores, más generan la motivación.  Es como la gasolina de los aviones, si queremos volar la gasolina para autos no funciona.  Plantearse objetivos es, en una palabra: “visión”.  Y aunque no lo crean, el 90% de los seres humanos no tienen visión en la vida, solo pasan por el planeta sin haber pensado en grande, sin haber soñado cosas que fueron de impacto para muchos.  Simplemente nacieron, crecieron, se reprodujeron, y murieron.  Recuerda que nada existe sin ser primero un sueño.  Y una vez que tienes ese sueño comienza tu vida a moverse en esa dirección, de lo contrario, para un barco sin destino cualquier viento es bueno, y eso ocurre cuando no hay motivación.

“Emplea los medios adecuados”
Una cosa que es muy frecuente es encontrarse gente con buenas ideas para desarrollar cosas pero se pasan la vida dándole vuelta a esas ideas, pero no las aterrizan, no van a la acción con los medios necesarios para construir según los objetivos planteados.  Si quieres llegar a ser un médico debes empezar por ser buen estudiante en el colegio.  Luego entrar a la Universidad, luego pasar cada curso, así hasta terminar.  Y puede ser que necesites trabajar para financiar la carrera, y eso implicará sacrificios, pero eso es solo parte de los medios hasta lograr el objetivo.  O bien, solicitar un préstamo estudiantil, y trabajar una vez graduado para pagar, y eso tal vez implique no andar en fiestas, no tener mucha vida social, etc., pero todos esas abstinencias son parte de los medios para llegar al final.  Dejemos de dar vueltas y veamos qué debemos hacer para llegar a la cumbre y salir de la planicie, y peor, del valle en que hemos estado.

“Mantiene la conducta con el fin de conseguir dicha meta”
Muy latino, y de sobra “costarricense” es sufrir el síndrome de la postergación.  Es aquello de “mañana lo hago”.  Pero la trampa es como aquel cartel que dice: “Hoy no se presta, mañana sí”.  Pero cuando llega mañana no te prestan por que “hoy no se presta…”  No debemos decir “mañana lo hago”, debemos decir el día, la fecha, y el año.  Esto para que quede bien claro que no es algún día en que lo haremos, sino tal día de la semana, del mes y del año.  Mantener la conducta con el fin de conseguir dicha meta, se dice en una palabra: perseverancia.  Aquí viene a mi mente una frase que digo mucho: “La gota de agua no perfora la piedra por su violencia, sino por su frecuencia”.

Disfrutad del vídeo…

Etiquetas: , , ,
  • Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

1 comentario

  • “Generalmente entre más desafiantes, más productivos, más rentables, y más prometedores, más generan la motivación”.
    Estos artículos de autoayuda, de dotar de objetivos la vida forma parte del grupo de personas que intentan “dirigir” la vida de los demás.
    Ante la frase del principio yo díría que alguien está motivado para conseguir una cosa cuando piensa que esta cosa le hará más feliz, o simplemente feliz. Lo que se entienda por “ser feliz” depende de cada cual. Por tanto, no necesariamente los objetivos que más motivan deben ser los que supongan un reto el conseguirlos, ni los que te den más beneficios o productos (suena a beneficio material), ni más rentables (está siempre ligada esta palabra a la inversión económica) o más prometedores (¿quién o qué te puede prometer algo?. Eres tú el que tienes objetivos delante: unos te los proponer tú. Otros te los ofrecen y te los ponen delante.
    No se, me gusta hacerme mi propio manual de supervivencia.
    También creo que no hay que despreciar a nadie. Cada uno tiene la vida que puede, sea de una manera o de otra. No todos somos iguales ni buscamos lo mismo en la vida. Que hay alguien que se contenta con lo que le va dando la vida cada día, sin plantearse nada más, pues allá cada cual. La vida es de cada uno y cada uno la vivimos como podemos o sabemos.

Escribe un comentario