La Vainilla Mexicana: un producto con D.O.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

La vainilla se ha cultivado en nuestro país desde la época prehispánica, teniendo diferentes usos a lo largo de su historia, cuenta en nuestro país con “denominación de origen”. A pesar de ser así, es un producto al cual no se le ha dado la importancia y el valor que por sí mismo lleva. En México es poco común el consumo y el uso de la vainilla.

Por un lado, es cierto que es un producto caro, otro factor es que no estamos familiarizados con su uso en la cocina.  Y de ser así,  se emplea de manera más común el supuesto concentrado de vainilla, que en muchas de las ocasiones son derivados del petróleo que en el peor de los casos ni contienen vainilla.

Lo mismo sucede con otros productos mexicanos, como es el caso del cacao. Del que tampoco se tiene la cultura y la costumbre de su consumo.  Desgraciadamente, se desconoce también la gran calidad de este producto lo cual nos hace ser un poco “malinchistas”, al preferir importar productos de otros países. Desafortunadamente, no valoramos la excelente calidad de los productos originarios de nuestro país.

A lo largo de nuestra historia la vainilla ha sido utilizada como planta medicinal, en algunos casos como forma de pago o tributo en las culturas prehispánicas, para aromatizar bebidas como el chocolate, y en el aspecto religioso se encuentra presente en rituales y ceremonias religiosas. México llegó a ser el productor principal de vainilla en el mundo.

En ésa época se buscaba mucho el utilizar productos de la región, productos que el suelo en donde te encuentras produce de manera espontánea. De esta forma fue descubierta la vainilla por nuestros antepasados. A la llegada de los españoles, este producto fue dado a conocer por medio de una bebida aromatizada con la vaina, lo cual para ellos fue algo totalmente nuevo. Un aroma y un sabor totalmente diferente a lo que ellos conocían.

Por su similitud a la vaina de los ejotes, fue que los españoles decidieron llamarle “vainilla” refiriéndose al diminutivo de vaina. De esta forma, la vainilla llegó al viejo mundo, en donde su aroma y sabor revolucionó totalmente la gastronomía y fue adoptada en varias culturas y cocinas a nivel mundial.

La ciudad de Papantla en México, llegó a ser el único lugar en el mundo en donde se producía la vainilla. Con un clima adecuado gracias a su ubicación geográfica, cerca del Golfo de México y rodeado por las zonas montañosas más importantes de nuestro país, hacen el suelo de esta región un suelo lleno de abundantes recursos naturales.

En esta región se acostumbra la elaboración de artesanías con las vainas de vainilla. Como resultado se obtienen piezas únicas e irrepetibles, ya que es un trabajo efectuado totalmente de forma manual. 

A pesar de ser así, la vainilla se encuentra bajo la amenaza de extinguirse, ya que muchos productores de vainilla han dejado a un lado el cultivo, ya que según ellos no es un producto rentable y la demanda es muy poca.

Lo que se tiene que hacer para resolver este problema en nuestro país es crear la cultura en nuestros niños, mostrándoles las riquezas naturales que nuestro país nos ofrece y el saber cómo explotarlas de manera adecuada.

En nuestros días se busca reactivar su producción, su uso y consumo de manera interna para crear la cultura del consumo de la vainilla en nuestro país.

Por otro lado, crear la conciencia de que los productos cultivados y producidos en nuestro país cuentan con excelente calidad y pueden competir con cualquier producto a nivel internacional.

Por lo que orgullosamente podemos tomar a la vainilla como estandarte de nuestra gastronomía frente a los demás países y sentirnos orgullosos de que un producto con excelente calidad es 100% mexicano.

Artículo para Hostel Media por:

Chef Francisco García

Licenciado en Gastronomía por el Superior de Gastronomía, cuenta con la Especialidad en Artes Culinarias y Tendencias Europeas por parte de la Escuela DCT ahora CIS en Suiza y el Superior de Gastronomía. Conocimiento en Cocina Oriental, Molecular, de Vanguardia y Repostería Europea.

Su desarrollo profesional ha sido principalmente en Restaurantes de la industria en el Área de Producción de Alimentos, a la vez ha destacado su labor como docente en la licenciatura de gastronomía  y Educación Continúa del SG,  impartiendo las materias de: Teoría Gastronómica, Bases de la Gastronomía y  Nuevas Tendencias Culinarias. 

Actualmente se desempeña como Chef encargado del Restaurante Escuela Monte Cervino del Superior de Gastronomía Campus Lomas Verdes.

Participó en el festival culinario, “Celebrando el Bicentenario” en la Hacienda de lo Morales, con el tema “Sabores de la Revolución”. Nov 2010.

Ha impartido cursos de capacitación para la industria Restaurantera y Hotelera, tal es el caso del curso de Nuevas Tendencias impartido para Gerentes de A & B de Grupo IHG (International Hotel Group).

Trabajó junto con Chef Oriol Castro –jefe de cocina el Bulli- durante su visita al Superior de Gastronomía en Agosto 2011.

Tuvo una participación destacada al trabajar junto con  los chefs docentes del Basque Culinary. Josean Alija, Rubén Trincado y  Bruno Orteiza. En su visita a nuestro país.

También realizó junto con el Chef Luis Arrufat, jefe de pastelería en el Bulli,  la cena y el taller “Cocina Tecno Emocional, en el Superior de Gastronomía”.

Ha realizado varias publicaciones en la Revista Sabor e Arte: “Tendencias: El Futuro Inmediato” (2009) y recientemente colaboró con la Revista El Gourmet.com la Publicación del Artículo: “Envueltos en Hojas” del mes de Junio 2011. Publicaciones constantes en la sección La Buena Mesa del periódico Reforma al igual que en el Portal Food Service con el
artículo “Servir bien”.

 

Etiquetas: , , , , ,
  • Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Escribe un comentario