Alojamiento, Hotel, Mercado laboral|9 junio, 2018 19:03

Latas de sardinas para turistas y trabajadores. Sus consecuencias para los residentes

sardinas

Llevo mucho tiempo queriendo comentar sobre el fenómeno Airbnb / Homeaway y similares y las consecuencias que puede tener localmente, más allá de favorecer la economía particular de quienes ponen sus viviendas en alquiler en dichas plataformas

Desde luego, nada que objetar a que cualquier hijo de vecino pueda alquilar su propiedad y, sin duda, apoyo total a la economía colaborativa pero todo dentro de unos cauces y legislado como toca.

Como ejemplo, echemos un vistazo al ejemplo de Ibiza dónde, desde hace muchos años, apenas se ha construido un hotel o cualquier otro tipo de alojamiento turístico. En todo caso ha habido renovaciones, reconversiones, algún nuevo hotel rural etc., Se produce el curioso fenómeno de que cada año llegan más personas a la isla pero los hoteles mantienen la ocupación o sufren ligeras bajadas en sus porcentajes de ocupación. Es obvio que, como en tantos otros lugares del mundo, se ha producido una explosión en el alquiler de viviendas no turísticas a turistas. Que hay más gente que nunca se nota viendo la cantidad de grupos de gente joven comprando, a última hora de la tarde, en verano en los grandes supermercados de franquicias nacionales, esas que antes abrían sus centros en la isla por no llegar al mínimo de habitantes.

Bajo el paraguas de la economía sumergida se están alquilando viviendas que no cumplen ni las más elementales medidas de seguridad exigidas a los hoteles (dónde estarán, por ejemplo, los extintores, detectores de humo o escaleras de emergencia), diferencias en los tipos de impuestos que se pagan entre un hotel y una vivienda o, sin ir más lejos, el tema de la Ecotacasa. Pero a esos grupos de chicos jóvenes, los que vienen de vacaciones con la intención fundamental de disfrutar de playa y/o piscina, más fiestas en discotecas y en beach clubs, la vivienda parece que no es lo que más les preocupa. Su presupuesto está pensado para otras cosas.

Pero si no es suficiente con la competencia desleal que estos alojamientos representan para la planta hotelera, la elevada demanda que esta oferta de alojamiento tiene por parte de este nuevo turista ha provocado un auge desmesurado en los precios que se piden para los alquileres de esas viviendas de manera que, para muchos trabajadores de temporada e incluso residentes, se hace prácticamente imposible el poder acceder a una vivienda digna.

Toda la vida ha sido negocio alquilar pisos y casas. A veces a turistas, por supuesto pero también a dichos trabajadores y a las nuevas generaciones de residentes.

Leía hace unos días el siguiente artículo en www.cerodosbe.com:

https://www.cerodosbe.com/es/alojamiento/apartamentos/airbnb-balcones-dormir-ibiza_560192_102.html

Sinceramente, es difícil no utilizar un calificativo no precisamente bueno para referirse al propietario de esta vivienda que la alquila de esta manera y tiene las agallas de publicarlo en Airbnb. Seguramente hay maneras mucho más honorables de ganar dinero. Pero, quien sabe, tal vez el propietario, como tantos otros, ha alquilado la vivienda a una ¿immobiliaria? que lo comercializa, como algunas otras, de dudosa reputación y ni se entera de que se anuncia de esa manera, con fotos de un balcón con literas.

Ibiza no morirá nunca de éxito pues siempre se ha sabido reinventar aunque, es cierto, hay y habrá altibajos pero sí puede morir por falta de mano de obra cualificada, mano de obra que no es capaz de encontrar una vivienda digna que pueda pagarse y mano de obra local, nuestros hijos, que no tendrá más remedio que emigrar a algún lugar, tal vez en el que no haya turismo pero donde lo que gane le permita pagarse una vivienda digna

Lo más indignante e increíble es que las autoridades, del partido que sea, no están haciendo nada para remediar este tema, ni a nivel local, autonómico o nacional. tal vez no estaría de más que la Unión Europea tomara cartas en el asunto pues, a fin de cuentas, ¿no debe preocuparse por el bienesatar de sus ciudadanos?

Apenas hace unos días ha habido una sentencia del Tribunal Supremo que limita las actividades de empresas como Cabify y Uber. Otras ciudades, como Palma, parece que están poniéndole cerco a estas plataformas y en otras como Amsterdam o Barcelona dónde los residentes están ya hasta el mismísimo gorro de cierto tipo de turistas que desbordan los centros de las ciudades y que causan infinidad de molestias a los vecinos.

¿Para cuándo una regulación como Dios manda? ¿Cuándo empezaremos a ver entrar en prisión a los sinvergüenzas que hacen negocio a costa de meter a la gente que necesita trabajar en pisos, como sardinas en lata?

Para terminar algunos casos que se han hecho famosos en estos últimos años y que reflejan bastante bien la cruda realidad a la que nos enfrentamos. Desgraciadamente parece que, al menos a corto plazo, no es una prioridad para nuestras autoridades.

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2017/05/20/cabeza-turco/916995.html

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2015/09/12/aumenta-caravanas-primeras-viviendas-ibiza/792866.html

https://www.cuatro.com/enelpuntodemira/Ibiza-trabajadores-viven-caravanas-alquiler_2_2393505063.html

http://www.antena3.com/noticias/economia/el-turismo-deja-sin-vivienda-a-los-temporeros-en-ibiza-no-pagas-por-el-piso-sino-por-la-cama_201706275952e5850cf2a25c00a9648d.html

Etiquetas: , , , ,
  • Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Escribe un comentario